viernes, 14 de marzo de 2014

Especies en extinción



 
Querido Y.:

Me reconozco en tus dudas. Si te sirve de consuelo, de ellas no se libra ningún judío pasado por la haskalá; que somos, salvando quizá algunas comunidades jasídicas que han logrado mantenerse milagrosamente al margen del mundo gentil y moderno, todos. Esas dudas se acrecientan si procedes de una familia laica que tenía por referencia las fuentes de las que bebió hasta hace cuarenta años la izquierda. Y no me refiero sólo a Marx, que obviamente era el mayor de los evangelistas. En casa de mis padres el nombre de Darwin era sagrado, y el retrato que colgaba de él en la sala lo conservo yo hoy en la mía. Lo primero que mi padre me llevó a visitar en Roma fue el Jardín de los Naranjos. Pero lo segundo, con semblante mucho más serio y aleccionador, fue la estatua de Bruno en Campo dei Fiori.
 
Todas mis dudas, que con el tiempo formaron un bloque cada vez más compacto que pensé nunca podría ni siquiera agrietar, se despejaron en una serie de encuentros con la persona más inteligente que he conocido nunca, A.G. Era un rabino reformista (aunque él afirmaba, con socarronería, que en realidad era un ortodoxo moderno, término que se negaba a reservar a quienes se limitan a esconder los tzitzit en los pantalones). Presidía entonces la mayor comunidad reformista europea y era rabino de la sinagoga de N., a las afueras de Londres. Conocía, desde luego, el Talmaj como la palma de su mano. Había recibido su formación en una de las escuelas rabínicas más prestigiosas del mundo, el Leo Baeck College, en el que hoy enseñan algunos de sus discípulos.
 
Mi primera conversación con él no tuvo nada que ver con el asunto que en teoría nos ocupaba. A. se había licenciado en biología y zoología y teníamos una afición común. Conocía especies extintas que yo nunca había oído mencionar. Fue él quien me habló por primera vez del asno sirio, de la ballena de Kutch y del General Sherman. Cerramos un largo paseo por Barcelona sin ni siquiera haber mencionado el Talmud. 
 
Pasaron seis meses, y en un viaje de vuelta con escala en Londres le llamé desde el aeropuerto. Sí, tenía tiempo, podíamos vernos. Cancelé sobre la marcha el vuelo que tenía programado esa tarde y me acerqué a N. Después de darle cumplida cuenta de mis averiguaciones sobre el asno salvaje de Mesopotamia, me preguntó: ¿Cómo van esas dudas? Creo, le dije, que podría resolverlas de un plumazo si aclarásemos lo del sacrificio de Isaac y lo del plural de Elohim. Bereshit bará Elohim et hashamayim ve'et ha'arets, etc. recitó. Ésa es fácil. Es sólo una trampa del hebreo antiguo. Es plural porque habla de las potencias reunidas. Discutamos antes lo más complicado: ¿Debemos actuar contra nuestros principios si Elohim nos lo pide? Le miré: eso, eso es. La respuesta es, dijo, rotundamente no; y eso es precisamente lo que nos dice la Torá a través de la metáfora. ¿De quién es la voz última que detiene a Abraham?
 
A. está mayor. Ha cumplido ya los ochenta. Es otra especie en extinción. No dejes de ir a verle.

Jag Purim Sameaj,
L. A.