viernes, 1 de noviembre de 2013

Blue guitar


 
Aparentemente fácil de traducir, pero hay que tomar algunas decisiones en que tiembla la mano. Son las Trece maneras de mirar a un mirlo (original en inglés). Me he permitido algunas irreverencias; es inevitable escuchar el eco propio. Pero ya lo decía el mismo Stevens: "They said: You have a blue guitar, you do not play things as they are./The man replied: Things as they are/Are changed upon a blue guitar".  
 

I

Veinte montañas bajo la nieve,
y lo único que se movía
era el ojo del mirlo.

II

Yo era tres
como un árbol
en que hay posados tres mirlos.

III

En el viento del otoño volaba en círculos el mirlo.
Una pequeña parte de la pantomima.

IV

Un hombre y una mujer
son uno solo.
Un hombre, una mujer y un mirlo
son uno solo.

V

No sé qué preferir
si la belleza de lo entonado
o la belleza de lo insinuado,
El trino del mirlo
o el después.

VI

Los carámbanos cubrieron el ventanal
de cristales bárbaros.
La sombra del mirlo
lo cruzó de arriba abajo.
El ánimo
rastreó en la sombra
una causa indescifrable.

VII

Oh, delgados hombre de Haddam,
¿por qué imagináis un pájaro de oro?
¿No veis que el mirlo
camina entre los pies
de las mujeres que os rodean?

VIII

Conozco los acentos nobles,
los inevitables ritmos lúcidos;
pero también sé
que el mirlo anda implicado
en todo lo que conozco.

IX

Cuando el mirlo se perdió de vista
señaló el límite
de un círculo entre muchos.

X

Al ver los mirlos
volando en la luz verde,
hasta los traficantes de eufonías
estallarían en un alarido.

XI

Recorría Connecticut
en un carruaje de cristal.
Una vez tuvo miedo
al confundir la sombra de su equipaje
con una bandada de mirlos.

XII

El río se mueve.
Será que el mirlo está volando.
 
XII

Toda la tarde estuvo anocheciendo.
Nevaba
e iba a nevar.
El mirlo se posó
en la rama del cedro.