viernes, 12 de julio de 2013

Por el placer de morir

 
 
"El trueno más allá de Popocatépetl", el libro de poemas de Lowry, es espléndido, y un complemento imprescindible de Bajo el volcán. Pero la traducción de JL Panero es manifiestamente mejorable. Una cosa es el exceso de literalidad, por desconocimiento verdadero del idioma o por el respeto reverencial que infunden algunos autores, y otra muy distinta eliminar versos o incluso añadir alguno de cosecha propia.
 
Aquí va un intento de traducción de uno de mis favoritos. Porque queden expuestas sus probables deficiencias y eventuales virtudes, reproduzco también el texto original.
 
For the love of dying

The tortures of hell are stern, their fires burn fiercely.
Yet vultures turn against the air more beautifully
Than seagulls float downwind in cool sunlight,
Or fans in asylums spin a loom of fate
For hope which never ventured up so high
As life's deception, astride the vulture's flight.
If death can fly, just for the love of flying,
Whay might not live do, for the love of dying?

Por el placer de morir

Duros son los tormentos del infierno,
terribles son sus llamas.
Y sin embargo el buitre que corta el viento
es más elegante que la gaviota que planea
en la serena luz del sol
o que el ventilador que en un asilo hace girar 
la rueca del destino por una esperanza
que jamás se atrevió a volar tan alto
como vuela en alas del buitre la impostura de la vida.
Si la muerte puede volar sólo por el placer de volar
¿qué no haría la vida por el placer de morir?

***

Cuando una persona dice de sí que es un artista y lo que esgrime básicamente es un conocimiento teórico de su arte, por extenso que sea, hay que ponerse en guardia. Como cuando alguien afirma que es poeta sólo porque es capaz de teorizar sobre poesía después de haber leído El bosque sagrado de Eliot o porque ha experimentado "la ansiedad de la influencia" de la que hablaba Bloom. Tal vez habría sido un crítico aseado, un profesor competente, un traductor notable, pero nunca será buen poeta.

***
 
Bound to that unrelenting fatuous horse
whose eyes are lidless and whose name, remorse