domingo, 26 de mayo de 2013

Afinidades electivas



Upon the photographer rests the responsibility and duty of recording a true image of the world as it is today (Manifiesto fundacional de la Photo League)

¿Qué tienen en común Berenice Abbott, Weegee, Paul Strand, Robert Frank, Richard Avedon, Clemens Kalischer, Louis Stettner, Sid Grossman, Aaron Siskind, Jerome Liebling o Helen Levitt?

Todos ellos eran emigrantes europeos llegados a los Estados Unidos o americanos de primera generación. Coincidieron en la Photo League, una asociación de fotógrafos de ideario abiertamente izquierdista cuyo origen se remontaba a la berlinesa Internationale Arbeiter-Hilfe (la organización de ayuda a los presos políticos creada por el Comintern en 1922). Entendían que contar el mundo tal como era contribuiría de algún modo a revelar, foto a foto, el camino del cambio. La mayoría de ellos sufrieron la represión macarthista. Y todos eran judíos.
 
Desde luego, no todos los fotógrafos judíos han pertenecido a la tradición humanista de la Photo League (hay una larga lista, desde Alfred Stieglitz hasta Annie Leibovitz), y no todos los seguidores de esa tradición fueron judíos (ahí están Jacob Riis, Eugene Smith, Walker Evans o Lewis Hine - pero no es azar que el hijo de Hine encomendara a la PL la labor de preservar y difunfir la colección del padre). Sin embargo, la sobrerrepresentación judía en la fotografía comprometida con la suerte de los más débiles está fuera de toda duda. No entraremos aquí en el hecho, nada casual, de que Robert Capa y David Chim Seymour fueran miembros fundadores de la Magnum.
 
Hay varias razones que explican esa presencia dominante. Algunas son de orden material: una empatía natural motivada por la condición de minoría del pueblo judío y por su pertenencia mayoritaria a las clases trabajadoras. Otras, de naturaleza espiritual: la convicción religiosa en el deber de reparar el mundo (tikkun olam) y la fe en la posibilidad de realizar el ideal mesiánico en esta tierra y estos días que pasamos en ella. Esa "afinidad electiva" (en palabras de Michael Löwy) entre el mesianismo talmúdico y la utopía social que tantos revolucionarios judíos dio a Europa.

Aquí va una muestra de su trabajo. La criba no obedece necesariamente a mis gustos más personales. Es más bien un tributo de admiración hacia unos hombres que dedicaron su tiempo y su técnica a reparar el mundo por el procedimiento de dirigir la mirada hacia quienes peor malparados habían salido en el reparto. 
 
Mississipi  

Berenice Abbott

Heatspell
Weegee
 
  Bar  
Robert Frank

 In the American West

Richard Avedon

N.Y.
Aaron Siskind
 
 America 
Clemens Kalischer

 The butterfly boy
Jerome Liebling
 
The reading wall 
Louis Stettner

 NY, c. 1940 
Helen Levitt

 
Sandwich man

Paul Strand

N.Y.

Sid Grossman