viernes, 19 de abril de 2013

Zog nit keyn mol/Nunca digas

Partisanos judíos tras la caída del gueto

(Que hubiera debido en realidad publicarse el 26 de marzo pasado, coincidiendo con el 15 de Nisán de 5773)

19 de abril de 1943/15 de Nisán 5703

Stefan Ernest

"El último acto de la tragedia se representó con el telón bajado (...). Un grueso cordón formado por el Ejército y la Policía velaba eficazmente el secreto de lo que pasaba en el gueto".

Jan Mawult

"El sábado, 17 de abril, numerosas patrullas rodearon el gueto. El domingo por la noche los destacamentos de la Policía alemana entraron en el gueto por la calle de Nalewki. Fueron recibidos con disparos y tuvieron que retroceder. El lunes empezó el asedio. Los alemanes presentaron un nuevo ultimátum: rendición incondicional y sometimiento absoluto a las autoridades de ocupación. El ultimátum fue rechazado de forma categórica. Los judíos ya no volverían a subirse a los vagones. Su respuesta era la lucha".

Samuel Zylbersztejn
 
"Eché un último vistazo al número 76 de la calle de Leszno, donde yacían en charcos de sangre mis compañeros muertos. Vi que un mar de fuego inundaba la ciudad. El gueto judío estaba en llamas y en él resistían los héroes de mi pueblo. Sentí que la sangre ardía en mi cuerpo, como si yo también estuviese en medio del incendio. ¡Oh, siglo XX! ¡Ésta es tu vergüenza!"

Stefania Staszewska

"Pasamos por el terreno que había entre el gueto pequeño y el grande hasta que por fin llegamos a este último, que estaba tomado por el Ejército y la Gendarmerie; por todas partes se veían incendios y se oían tiroteos. Cerca de la calle de Niska había un tanque alemán en llamas. ¡Hurra! Merecía la pena haber sobrevivido para ver esta imagen. Los alemanes se deslizaban sin despegar sus cuerpos de las paredes de los edificios y tenían miedo a los 'bandidos judíos'. Nos empujaban con ira a culatazos y gritaban 'schnell, schnell'. Llegamos a la Umschlagplatz. Los carros estaban llenos de gente, nos metieron en los vagones. Estábamos de pie, apretujados, escuchábamos. Los ecos de la lucha eran cada vez más fuertes.

Por la noche, el tren partió rumbo a lo desconocido. Vimos un resplandor que se cernía sobre Varsovia, un resplandor grande y sangriento. El gueto luchaba, el gueto estaba en llamas.
 
¿Acaso el mundo veía también este resplandor?".
 
[Extractos de Voces del gueto de Varsovia. Ed. Michal Grynberg. Alba Editorial]
 
 
23 de abril de 1943/19 de Nisán 5703
 
"Cuídate. Quizás nos volvamos a ver. Pero lo que es más importante es que el sueño de mi vida se ha convertido en una realidad. He vivido para ver la resistencia judía en el gueto en toda su grandeza y esplendor".

[Carta de Mordechai Anielewicz, uno de los líderes
de la sublevación, a Yitzhak Zuckerman]