lunes, 16 de julio de 2012

Lanyon, el patafísico

Jean Genet

Atlas Press es una editorial, o lo que sea, que me ha procurado muchas horas de placer y risas, especializada en prosa radical y vanguardista (dadaístas, expresionistas, oulipistas y demás tropa de ADN surrealista) escrita desde 1890 hasta nuestros días. Llegué a ella de forma un tanto extraña, el último año de bachillerato, cuando dos de mis tres libros de cabecera eran Querelle de Brest y Santa María de las Flores y raro era el día en que salía de casa sin echarme alguno de ellos a la mochila, a guisa de amuleto frente a un mundo necio y un profesor de filosofía de mente rasa como una cuartilla. Aunque era extremeño y sabía cantar el "Redoble, redoble" (o precisamente a causa de esto).

Tal fue mi deslumbramiento ante la "prosa" de Genet que anduve unos meses renegando (con unas dos décadas de retraso) de todas las materias que estudiábamos y proclamando a quien quisiera escucharme (es decir, a un voluntarioso Puccio) que yo era patafísico y que, por lo tanto, ninguna de las ciencias sociales o exactas convencionales podían saciar mi sed de explicarme y/o explicar el mundo. En mi condición de seguidor del Doctor Faustroll, sólo la Historia, la más imaginativa de todas las ciencias, podía conservar un hueco en mi corazón. Y con esta argucia me permití seguir leyendo a escondidas de mis potenciales conversos, y hasta un poco de mí mismo, historia antigua en las fuentes primarias; argumentándome que se trataba de la más fantasiosa de todas las épocas del hombre narrada por los más inventivos y audaces intérpretes. Porque Genet había sido nombrado sátrapa del Colegio de Patafísica y yo veneraba a Genet.

De vuelta a España, renegué de mi tan breve como intenso idilio patafísico, pero seguí alimentándome de vez en cuando de las ediciones de Atlas. Y la fidelidad paga dividendos (aunque también se cobra sus comisiones); el último de ellos, Andrew Lanyon.

***



¿Quién es Lanyon? No es fácil saberlo. En su página web se define como pintor, editor, escritor y fotógrafo. Demasiadas bellas artes en un solo mortal; sospechoso, piensa el inadvertido.

Pero resulta que muchos de sus desvelos giran en torno a Rowley Hall, una mansión situada en la localidad costera de St. Ives (en el condado de Cornwall) en la que conviven tres extravagantes individuos unidos por vínculos de parentesco y una afición contagiosa (entre ellos) por los inventos disparatados, las teorías científicas que excluyen toda posibilidad de falsacionismo popperiano y los experimentos mediante los que tratan de comprender la verdadera naturaleza del arte, todo ello cocinado sin atender a una posible imcompatibilidad de los ingredientes (es decir, patafísica pura).

Y es que el título, Circular Walks around Rowley Hall, es revelador no sólo de las obsesiones vasocomunicantes de los personajes, sino de la propia fijación recurrente de Lanyon con sus biografías, sobre las que escribió por primera vez hace veinte años (y por última hace unos meses, siempre en ediciones de tirada limitada, casi familiar). Y las fotos, al menos las recientes, los cortos y los collages de Lanyon están de un modo u otro relacionados con Rowley Hall. Quiero con esto defenderle de los cargos de "renacentismo" de que podría imputarle el inquisidor moderno.

***

Dramatis personae: los Rowley

Mervyn Rowley - Escultor, escritor y contable. Padre de Walter.
Walter Rowley - Viviseccionista jubilado. Hijo de Mervyn.
Vera Rowley - Psicoanalista y geóloga. Sobrina de Walter.



En su diario, Walter teoriza sobre los efectos destructores del arte (a pesar de sus propias incursiones en el terreno)

"As nature’s store of images dwindles…, painstakingly removed by painters or snapped up by photographers, the natural world becomes increasingly unstable".

"if spun at a certain speed, a plein air painter will for a time produce entirely Cubist works.” 

y trata de curar a los artistas de su mal

"It cannot be over-emphasized that if the artist is kept at the proper temperature and humidity and correctly fed, and the cages are carefully cleaned out daily, the art disease is unlikely to recur. It seems very probably that the art virus is present at all times, but can only become rampant and cause damage when the artists are in a debilitated condition from some other cause. When any cage that has contained this disease falls empty, particular attention should be given to sterilising it".

Mervyn, por su parte, investiga los efectos de la ley de la gravedad sobre las ideas, colgándose boca abajo para entender la influencia de esta fuerza geológica en la corriente del pensamiento. Y dedica parte de sus esfuerzos a extravaganzas cinematográficas y coreográficas, y a comprobaciones de dudosa aplicación práctica y desconcertantes conclusiones, como ésta:



(Texto a pie: The illustration shows how Mervyn placed one ruler beside another to give it scale. Much amongst the surviving by Walter's clones bears a marked resemblance to Mervyn's creations. It is more than likely that it was Mervyn who encouraged them "to create", which in the local vernacular means "to wreak havoc").

Vera Rowley. Qué decir de la mujer que abre durante un paréntesis de sólo tres días de 1938 un negocio en el que vende fotografías de sombras, o que actúa como medium entre Walter y Mervyn y el mundo de los vivos. De ella también conocemos sus orígenes: en algún momento (imprecisión con la que quiero evitar un perfecto spoiler), una lectora de la saga comienza a sospechar que ni el lugar ni los personajes son realmente ficciones. Manda a un primer detective que jamás regresa. A un segundo que también desaparece. Finalmente, se desplaza ella misma hasta St. Ives, sólo para descubrir que el primer detective se ha convertido en Mervyn, y el segundo en Walter.


Extracto del catálogo de la "Tienda de sombras" de Vera

  

***

¿Recuerdan los Tres hombres en una barca de Jerome K. Jerome o En busca del barón Corvo de Symons? No recuerdo haberme reído tanto desde que los leí, el primero hace muchos años y el segundo hace un sólo un par. Una imaginación portentosa, una prosa cargada de humor británico y una visión surrealista del género humano. ¿Alguien da más?