lunes, 14 de mayo de 2012

Diario de la que se avecina

Vaya, se está poniendo la cosa tan inquietante que hasta vuelvo a interesarme por la economía. Tengo que reconocer que todo esto me divierte.



14/05/2012 (mañana)

- Llamada de un familiar a las 9:30. ¿Puedes hacerme el favor de pensar y decirme qué hay que hacer?
-  9:45. Nueva llamada. ¿Has visto el hashtag?
- 10:05. Correo electrónico: "Estoy pensando en cambiar a libras la mierda que tengo en el banco. ¿O sería mejor francos suizos? ¿Yenes? ¿Oro?".
- 10:09. ¿Es la oficina de correos de T.?
- 10: 15. Nuevo correo. "Echa un vistazo a esto. Dentro de nada mandarán al Ejército. Ya decían las juventudes prosoviéticas que era necesario mantener la mili obligatoria y tú te cabreabas".
- 10:20. Correo electrónico con un enlace sobre el asunto de la morosidad corporativa, que les recomiendo vivamente. 
- 11:00. Nueva llamada. ¿Leíste ayer la entrada del blog de Krugman? ¿Está jugando a una posición bajista o nos vamos de verdad a tomar por saco? 
- 11:15. Bajo a comprar el pan. El portero: ¿Ha visto usted cómo está la prima de riesgo? [No lo he visto, así que una respuesta poco arriesgada]: Sigue subiendo, ¿verdad? Subiendo, dice usted. Ha superado los 480. .
- 11:20. ¿Dónde vas? A comprar el pan. ¿Y tú? A Caja Madrid. Oye, tú que tienes amigos argentinos: ¿en los corralitos cuánto te dejan sacar al día?
- 11:45. Nueva llamada. Pon a Zutana en no sé qué programa basura de la televisión. Está hablando del corralito.
- 11:55. El del servicio de estudios para decirme que hay que invertir en activos fijos y que en la calle Fuencarral venden estudios a 90.000 euros. Discrepo. En dos años, le digo, valdrán 40.000 y nadie tendrá dinero para comprarlos.
- 12:10. Por correo electrónico. ¡¡¡Mira esto!!!
- 12:25. ¿Es la oficina de correos de T.?
- 12:40. Descuelgo el teléfono.
- 12:55. Correo electrónico. "Otra posibilidad es comprar en el Peloponeso. Pero me da una pereza enorme ponerme a estudiar griego".
- 13:15. Leo con retraso el artículo de Roubini y Greene: "Get ready for the Spanish bailout". Ya no son sólo Krugman y The Economist.
- 13:25: Me pregunto qué aspecto tendrá la nueva peseta. ¿Volveremos por sentimentalismo y patriotismo despechado a la rubia tradicional? Yo preferiría un concurso de ideas abierto y transparente. Como son aquí los concursos, vaya.
- 13:35. En un blog: "Vamos hacia una nueva moneda única". Sí, una sola moneda para todos nosotros que nos intercambiaremos solidariamente todos los días, como los calzoncillos en aquel chiste de romanos.
- 13:50: "O en Italia, que ya casi hablamos el idioma. Cuando nos salgamos (ellos y nosotros) del euro, podemos comprar una casa en las Eolias por, por ejemplo, 957.224.732 billones de liras. O su equivalente en pesetas, un número de tantas cifras que no me cabe en este correo".
- 14:05. Tenía pensado comer en la calle, pero no me atrevo a bajar. A esta hora, la prima en 490 y estoy seguro de que el portero está ahí, agazapado, esperándome.

(Refrigerio)

- 15:05. He salido por la puerta del jardín y le he esquivado astutamente.
- 15:10. De Guindos ha suspendido la reunión de esta tarde con Liberbank, Ibercaja, Banco Mare Nostrum y Unicaja. Tiene toda la pinta de que quiere esperar a ver qué dicen los del eurogrupo esta misma tarde, a las cuatro. Los del Telegraph lo retransmiten en vivo, como si fuera un partido de fútbol.
- 15:15. Mi madre me llama inquieta. ¿En qué hay que invertir antes de que sea demasiado tarde? En productos no perecederos o, al menos, muy duraderos:

Azúcar - Miel - Sal
Latas: atún, mejillones, sardinas, aceitunas, maíz, guisantes
Leche en polvo
Aceite de oliva -Vinagre
Agua potable
Vino - Whisky
Café
Paracetamol, jarabe para la tos, antiinflamatorios
Detergente para lavar a mano
Papel higiénico
Pan deshidratado
Un generador - Combustible
Tomate Solís
Pasta
Legumbres envasadas al vacío

- 15.17. Mi madre me cuelga el teléfono.
- 15.18. Mi hermana me llama para preguntarme qué le he hecho a mi madre. Drama familiar.
- 15.20. Correo: "Súbete a Madrid y hablamos de lo de llevar la pasta a Ginebra".
- 15:21. Respuesta al correo: "Se dice bájate a Madrid, porque esto está más alto y, además, al norte. Vale, bajo".

(Domani di più)