sábado, 22 de octubre de 2011

Londonderry Air

Ayer, mientras nos adentrábamos en la gruta de la tarde, en el túnel del tiempo, sonaba The Londonderry Air

El origen de la melodía irlandesa es incierto. De las muchas letras que la han acompañado, la más estremecedora es la de Frederic Weatherly, que me trae a la memoria este poema de Joyce:

Rain on Rahoon falls softly, softly falling,
Where my dark lover lies.
Sad is his voice that calls me, sadly calling,
At grey moonrise.

Love, hear thou
How soft, how sad his voice is ever calling,
Ever unanswered, and the dark rain falling,
Then as now.

Dark too our hearts, O love, shall lie and cold
As his sad heart has lain
Under the moongrey nettles, the black mould
And muttering rain.


Y de los cientos de versiones que circulan por la red me gusta, por su sencillez, esta versión a cappella del trío Canig, miembros del coro Cantorion Colin Jones. La letra, para quienes quieran comparar con el texto de Joyce, bajo la música.

video
Oh Danny boy, the pipes, the pipes are calling
From glen to glen, and down the mountain side
The summer's gone, and all the roses falling
'Tis you, 'tis you must go and I must bide.
But come ye back when summer's in the meadow
Or when the valley's hushed and white with snow
'Tis I'll be here in sunshine or in shadow
Oh Danny boy, oh Danny boy, I love you so.

And when you come, and all the flowers are dying
If I am dead, as dead I well may be
You'll come and find the place where I am lying
And kneel and say an "Ave" there for me.

And I shall hear, tho' soft you tread above me
And all my grave shall warmer, sweeter be
For you will bend and tell me that you love me
And I shall sleep in peace until you come to me.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Pekuaj nefesh



(Una semana después)

En todo este asunto, hay dos cosas que me han dado mucho que pensar:

Ese intercambio casi inconcebible en un mundo como el nuestro: una sola vida a cambio de la liberación de más de mil prisioneros palestinos, muchos de los cuales habían sido condenados por el asesinato de grupos de población civil, como los autores del atentado en la pizzeria Sbarro en Jerusalén, los responsables de la muerte de veintiún chicos frente a la discoteca del Delfinario de Tel Aviv o la asesina de Ofir Rahum, el muchacho tiroteado y despedazado después en Ramala.

La recepción de los liberados por ambas partes. Las palabras únicas (y no filmadas)  del primer ministro israelí a los padres de Schalit: "Aquí os devuelvo a vuestro hijo". Los gritos de guerra y los cánticos de quienes esperaban a los prisioneros palestinos: "El pueblo quiere un nuevo Schalit".

La cultura de la vida frente a la cultura de la muerte. "Salvar una vida es salvar el mundo” (Talmud, Sanedrín 37A). La preservación de la vida es la base de la pirámide ética judía, y la ley judía establece la obligación de violar las mitzvot cuando se trata de salvar una vida. Pekuaj Nefesh. La liberación de Schalit y la forma en que se ha llevado a cabo han puesto de manifiesto que la ética judía aún tiene una oportunidad de imponerse sobre la razón de Estado, y me alivia que así sea. 

jueves, 6 de octubre de 2011

Lecturas ginebrinas (2). Ave de paso


Es difícil encontrar La chanson des gueux (François Villon, Claude Gueux son referencias, para el curioso), salvo que uno bucee en librerías de viejo. En Ginebra (en Les grottes) hay (sin nombre ni cartel anunciador) una muy bien provista. Lo que uno busca está probablemente allí, y la dificultad estriba en orientarse en el laberinto de estanterías. Cuando no lo consigue, sale de ella frustrado por la certeza de su cercanía. El libro tan deseado sigue allí, pero esta tarde, hélas, tendremos que sentarnos a sólo veinte pasos de él, en el desaliñado bistró donde se sirve el vino blanco con hielo, preguntándonos en qué parte del camino nos extraviamos y qué deberíamos corregir mañana para dar con él.

No fue el caso: allí estaba, en una de las columnas de libros que esperan sobre el suelo un hueco libre en los estantes, y como premio a mi tesón, leí por primera vez en papel este poema: 

Philistins

Philistins, épiciers,
Tandis que vous caressiez
Vos femmes,
En songeant aux petits
Que vos grossiers appétits
Engendrent,
Vous pensiez: "Ils seront,
Menton rasé, ventre rond,
Notaires",
Mais pour bien vous punir,
Un jour vous voyez venir
Sur terre
Des enfants non voulus
Qui deviennent chevelus
Poètes.

Jean Richepin (por Nadar)

El libro guarda otras dos joyas. Le chemin creux es demasiado largo para ser reproducido aquí (pero puede leerse completo en esta página). Brassens adaptó el texto de Les oiseaux de passage (aquí entero),  le puso música, y de su talento nació esta joya:

"Regardez les passer, eux
Ce sont les sauvages
Ils vont où leur desir
Le veut par dessus monts
Et bois, et mers, et vents
Et loin des esclavages
L'air qu'ils boivent
Ferait éclater vos poumons"



video



sábado, 1 de octubre de 2011

Lecturas ginebrinas (1). Sobre la teología cero



"Ce que j'affirme, c'est l'intuition que lorsque la présence de Dieu est dénevue une supposition intenable, et lorsque Son absence ne represente plus un poids que l'on ressent de manière bouleversante, certaines dimensions de la pensée et de la créativité ne peuvent plus être atteintes. Et je modifierais l'axiome de Yeats de la forme suivante: aucun homme ne peut lire pleinement, ne peut répondre de manière responsable à l'esthétique, si ´sa chair et ses fibres´ sont à l'aise dans la rationalité sceptique, se sentent bien dans l'immanence et la vérification. Nous devons lire comme si".

George Steiner, Réelles présences. Les arts du sens


"All the while man is referred back.  He cannot create himself.  At no moment can man create himself.  He can but submit to the Creator, to the primal unknown out of which issues the all….  We are not self-contained or self-accomplished.  At every moment we derive from the unknown".

D.H. Lawrence, Reflections on the Death of a Porcupine and Other Essays