martes, 2 de agosto de 2011

Un aria, dos versiones

Los miembros más puristas de cierto foro de música se echarían las manos a la cabeza con cualquiera de estas dos versiones del aria de las Variaciones Goldberg. Pero de hacerles caso, deberíamos rechazar de plano toda interpretación de Bach al piano. Así que mi manga es ancha.

Wilhelm Kempff grabó su versión de la zarabanda en 1969. Prescindió de todas las repeticiones que señala la partitura y de prácticamente todas las ornamentaciones hasta dejarla en un esqueleto. La versión de Kempff dura 1:54. Cuarenta años después, hace poco más de un año, el pianista húngaro Sebastyen Nyirö grabó una versión radicalmente distinta que incluye todas las repeticiones y una profusa ornamentación. Su "anti-Kempff" dura ¡4:22!. En uno y otro caso, mi oído se pierde entre los huesos de la primera y las decenas de incrustaciones de la segunda.

La versión de Kempff:



Y la de Nyirö:


Escuchando una y otra, uno se da cuenta de lo poco que ha tardado esa versión que hace sólo unos años fue considerada una provocación en toda regla en el clásico con el que confrontamos todas las interpretaciones, incluso las anteriores a ella. Me refiero, claro, con perdón de mis colegas puristas, a  Gould.