lunes, 4 de julio de 2011

Aquellos maravillosos años


Kurt Franz, a la orilla del río Bug. Año 1943

Kurt Franz, comandante de Treblinka durante uno de los períodos más sanguinarios del campo (agosto a noviembre de 1943), fue detenido en Alemania en 1959. Una de las pruebas que aportó la fiscalía era un álbum de fotografías hallado entre sus pertenencias:  Schöne Zeiten.

Días felices, los buenos tiempos, mis mejores años, titulaba Franz aquel volumen de instantáneas de su gozosa juventud, tomadas exactamente durante el mismo período en que miles de hombres bajo su custodia (desde los algo más de 710.000 señalados en el telegrama Höfle, que especificaba los muertos habidos hasta la llegada de los transportes de enero de 1943, hasta los 900.000 que estimó en 1969 el Tribunal de Casación de Düsseldorf) morían a diario. 


Amon Göth en el campo de Plaszow, 1943.
Amon Göth (Ralph Fiennes en La lista de Schindler) estuvo al mando del campo de Plaszow en Cracovia entre enero de 1943 y septiembre de 1944. En marzo de 1943, a las órdenes de Willi Haase, dirigió la liquidación del gueto de Cracovia. En septiembre de 1943, se encargó de la matanza en el de Tarnow. Entre septiembre de 1943 y febrero de 1944, se ocupó de liquidar el campo de trabajos forzados de Szebnia.


Himmler, su esposa y su hija en una jornada de campo
 (Gmund am Tegernsee, Baviera, 19 de junio de 1941)
Gudrun, en la visita que hizo con su padre a Dachau, dejó escritas sus impresiones:

"Hoy hemos ido al campo de concentración de las SS en Dachau. Hemos visto todo lo que hemos podido: el huerto, los perales, todos los cuadros que han pintado los prisioneros. Maravilloso. Después hemos comido mucho. Ha sido estupendo".


  
Karl Höcker enciende las velas del árbol de Navidad. Auschwitz, diciembre de 1944
  
Höcker había sido segundo de a bordo en Majdanek en el año 43, durante la Operación Reinhardt. Desde mayo de 1944 y hasta su evacuación, ejerció como lugarteniente de Richard Baer en Auschwitz.

Unos meses antes del encendido de las velas, Höcker había supervisado la llegada masiva de judíos húngaros al campo. Los hornos de Auschwitz tenían una capacidad para quemar 32.000 cuerpos al mes, muy inferior a la que hubiera necesitado Höcker para disponer de los 435.000 judíos húngaros que llegaron al campo entre los meses de mayo y julio.

El Museo del Holocausto de Estados Unidos
adquirió el álbum completo en 2007.